Durmientes




Hubo un tiempo en el que Alma fue una mujer risueña e ilusionada con la vida, llena de proyectos, feliz. Después él se marchó de su lado y ese vacío lo cambió todo.  

Ahora Alma odia muchas cosas, entre ellas y de forma especial, la Noche. Sus peores momentos de angustia los experimenta en las horas oscuras y vacías de tiempo en las que no consigue conciliar el sueño o despierta de repente sin motivo. El insomnio, en temible cascada, parece activar los nidos de gusano dentro de su estómago. Es como si miles de pequeños cuerpos sinuosos que no dejan de moverse devoraran con paciencia su paz y luego excretaran los restos de su cordura convertida en meros detritus. Le han diagnosticado “ansiedad reactiva a la pérdida de su pareja”, pero a ella poco le importan las etiquetas cuando la única verdad es que no hay fármaco capaz de procurarle un sueño reparador ni de aplacar por mucho tiempo a esos malditos reptantes que la habitan. 

Inevitablemente después de esos episodios llega la luz del día y toca hacer frente a los estragos de la batalla: café para reparar los efectos de la somnolencia, maquillaje para tapar las señales del cansancio, silencio para no poner en evidencia un discurso enlentecido y, a veces, disperso. Y así marcha a trabajar, o a intentarlo al menos. 

Una mañana cualquiera Alma no consigue arrastrar su cuerpo fuera de la cama a tiempo y pierde el autobús. No le queda más remedio que coger el coche con el que tendrá el accidente. Estaba tan cansada y todo se movía tan rápido a su alrededor…

Todo cuanto había oído acerca del tema era erróneo: no existían túneles de luces cegadoras y atrayentes ni experimentó una mística salida de su cuerpo que le permitiera verlo todo desde arriba; tampoco tuvo que presentarse ante ningún Padre celestial esperándola con los brazos abiertos, ni siquiera se vio sentada en el banquillo del Tribunal que fallaría en su Juicio Final. Estar en coma era solo paz y silencio, un limbo de sentimientos adormecidos que ya no dolían, un carrusel de recuerdos desordenados que pasaban ante ella como si en realidad no fueran suyos y que por tanto no la alteraban. Tenía la sensación de que aquel estado era lo más parecido a la felicidad que ella podría alcanzar nunca y no sentía la más mínima inclinación a abandonarlo.

Pero la llamaban desde el otro lado.

Su madre anduvo rebuscando por el apartamento hasta encontrar algunos de los libros favoritos de Alma y le leía durante largos ratos. El doctor dijo que no había nada seguro, pero que era aconsejable mantenerla estimulada sensorialmente y hablarle como si pudiera oírles. Su padre rememoraba para ella anécdotas de la niñez mientras le acariciaba cariñoso la mano y su hermana, la única que tenía, empleó la música que tantas veces habían disfrutado juntas como lo habría hecho el mismísimo Flautista de Amelín, con la esperanza de que la siguiera hasta la vigilia. También sus amigas acudían a verla, en grupos de dos o tres para darse ánimos, y le contaban en susurros las últimas noticias que corrían por la oficina, lo mucho que la echaban de menos. Para todos resultaba duro verla postrada en la cama, pálida y ausente, guardando un silencio eterno. Alma los oía lejanos, como tras un velo de densa niebla, pero seguía sin deseos de regresar. 

En su estado no había noches ni días, solo porciones arbitrarias de tiempo, pero en el preciso instante en que él hizo acto de presencia supo que era de noche; de otro modo nunca se hubiera atrevido. Los efluvios dulces y penetrantes de su colonia invadieron sin clemencia sus fosas nasales sacudiéndola, haciendo caer del árbol de su memoria muchos recuerdos. La mayoría eran felices, del tiempo que compartieron juntos, pero también los había terriblemente amargos, como el momento en que le confesó, sin atreverse a mirarla a la cara, que no estaba preparado para criar al hijo que esperaban y que se marchaba. Debía de estar muy cerca de ella, quizá observándola con pena, culpabilidad en el mejor de los casos.

Alma sintió deseos de cambiar las cosas por primera vez desde el accidente y se preparó para el intento; sabía lo que deseaba hacer pero no estaba segura de poder lograrlo. Si al menos la tocara, sería mucho más fácil… Y al fin lo hizo: con estudiada afectación a pesar de no tener público, él le acarició la frente. 

Alma no es rencorosa y va a visitarlo al hospital todas las semanas ahora que está recuperada, aunque tiene buen cuidado de no rozarle siquiera. Espera de todo corazón que sepa aprovechar la segunda oportunidad que ella le ha regalado: ahora podrá reencontrarse quizás con ese hijo que no llegó a nacer y aprender a amarle como se merece. 

Los médicos no pudieron explicar lo que había sucedido aquella noche en la habitación y Alma no quiso hacerlo tampoco, escudada cómodamente  en su falsa ignorancia. ¿Para qué?, no iban a creerla, pero lo cierto es que las reglas son claras: si un durmiente consigue salir, otro debe ocupar su lugar. 

Julia C. Cambil

Comentarios

  1. Me produce una sensación al límite entre el miedo y la ternura: los durmientes. Creo que con tu relato me va a dar reparo si alguna vez tengo que ir a ver a alguien que esté en coma.
    Me ha llamado mucho la parte inicial del relato en el que describes la falta de sueño y sus efectos ¡Cómo se nota que has pasado por ello! Yo he tenido temporadas y es un auténtico horror porque las mañanas son tal y como cuentas.
    Por lo demás, las pérdidas ocasionan un trastorno que a veces pueden rozar hasta la locura. Hay que tener una cabeza muy centrada y un firme aplomo para atravesar estos momentos sin perder la cordura.
    Supongo que son pruebas que nos pone la vida.
    Muchos besos, Julia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Macarena, el insomnio y la ansiedad nocturna son dos cosas que conozco bien. Menos mal que van por temporadas nada más :)

      Yo creo que dependiendo de la persona, cualquier contratiempo puede hacerte perder la estabilidad. Fortaleza, equilibrio, capacidad de sufrimiento... no sé de qué depende, pero conozco a personas que atraviesan situaciones dificilísimas con una entereza que me pasma. Yo creo que con bastante menos estaría fatal.

      No les tengas miedo a los durmientes, pero procura no tocarles... jajaja.

      ¡Un besito, guapa, y gracias por la visita!

      Eliminar
  2. Un relato que tiene un toque de cuento gótico, casi de terror.
    El tema que tratas de la pérdida y el duelo, nunca es fácil de superar, y a veces las personas entran en un bucle del que no pueden salir.
    Ahora la protagonista parece animada para seguir con su vida, aunque él haya pagado el precio de todo lo sucedido.
    Me ha gustado mucho!! Has escrito una historia que cierra todos y cada uno de los temas.
    Un besote guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has comentado lo mismo que mi marido, María, que el relato tenía un aire gótico, ¡y yo sin darme cuenta! jajajaja.
      La pobre Alma encontraba muy pocos alicientes en la vida después de perder a su pareja y a su hijo, creo que se habría quedado dormida para siempre gustosamente. Solo una cosa le dio las fuerzas suficientes, la sensación de que podía ajustar cuentas, equilibrar la balanza, y se las ingenió para hacerlo respetando las reglas de los durmientes... Él me da muy poca pena, la verdad.
      Me alegro mucho de que te haya gustado la historia, ¡un millón de gracias!
      Un beso también para ti, que tengas feliz estreno de semana.

      Eliminar
  3. Impresionante! Una historia genial de principio a fin. Tierna y dolorida al principio y con un final muy inesperado. Me ha encantado, Julia. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Marta, un comentario tan entusiasta como el tuyo es un lujazo para el que escribe. ¡Me quedo más que contenta!
      Un beso de lunes.

      Eliminar
  4. ¡Vaya final Julia!

    Los durmientes debería ser llevado al cortometraje; tiene todos los ingredientes necesarios para causar intriga, su tempo es el adecuado y la resolución es magistral. Es además un relato muy adulto.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta cuando lees mis relatos en clave de cine, Miguel, me das una perspectiva nueva y enriquecedora de ellos, veo cosas en las que no había reparado. Ojalá alguna vez esta historia fuera un corto, ¡qué más quisiera yo!

      Estoy muy contenta de que te haya gustado, ¡un millón de gracias!

      Un abrazo enorme y buen lunes.

      Eliminar
  5. Inesperadísimo final.
    Muy bueno, tocaya!
    Te dejo un abrazo... o mejor no, no vaya a ser que cambiemos de cuerpo jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, tú me puedes dejar todos los abrazos que quieras, ¡es ficción! jajaja

      Me alegro mucho de que te haya gustado, reconozco que estoy satisfecha con el final :))

      ¡Feliz comienzo de semana, tocayo!

      Eliminar
  6. Escalofrío final, de esos que me encantan. Y hasta la sentencia de los durmientes... Como dicen en Italia, ¡Bravíssima, Julia!
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísmas gracias, Noelia, conozco esos escalofríos que mencionas y es para mi una gran satisfacción haberte proporcionado uno. Las cosas que a una pueden hacerle feliz, verdad? :))

      Un besito de lunes, guapa.

      Eliminar
  7. Hace ya mucho que decidí que esas noches interminables de insomnio y esas mañanas insoportables de arrastrar un cuerpo que desearía ajeno, no me iban a atacar más. Desde entonces la química me ayuda y si bien es cierto que no duermo como un bebé, duermo como una persona adulta que duerme mal, pero duerme.
    Ese final es muy bueno. No solo por lo que cuentas, que es terrorífico, sino por como lo cuentas. Me ha encantado el relato completo que, además, está maravillosamente escrito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que hayas encontrado una solución a tu problema, Rosa, aunque no sea perfecta. No hay que abusar de la medicación, pero tampoco rechazarla de plano como hacen algunas personas. La química está para los casos de necesidad :) Yo también tengo que ayudarme por temporadas con alguna pastillita mágica que me devuelva el sosiego y el descanso razonable.

      Respecto al relato, tu comentario me llena de satisfacción, ¡un millón de gracias, guapa! Todo lo que escribo últimamente procede de párrafos sueltos que guardé hace siglos y que ahora, de repente, sirven de base para reatos completos. Mis musas están muy magnánimas conmigo esta temporada :))
      Un beso gigante y feliz comienzo de semana.

      Eliminar
  8. Hola Julia.
    Menudo final, cada día te superas. Te leo simepre con muchas ganas proque sé que escribas lo que escribas, me va a gustar.
    Muy feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainssss muchas gracias, Gemma, espero ser capaz de hacer que mantengas tu opinión siempre :))
      Un beso enorme y muy feliz semana también para ti.

      Eliminar
  9. Una vez más tratas el tema de la venganza de una forma no solo inesperada sino contundente, jeje. Y como siempre jugando al despiste. Y una vez más logras mantener el suspense hasta el final., hasta comprobar que se trata de un intercambio de papeles sin acuerdo previo. Ahora sabrá él qué es eso de dormir el sueño de los justos en estado semi-vegetativo. ¿Qué hay más allá de la vida consciente? Ni luces blancas ni nadie esperando. Solo oscuridad y paz. Pero ahora ella vuelve a experimentar otro tipo de paz habiéndose cambiado las tornas, jeje.
    Cuando uno espera que la presencia del ser amado, al que se extraña de forma insoportable, hasta la desesperación, va a obrar el milagro de devolverle a la vida, vas y lo envías al limbo para que sepa lo que vale un peine, jajaja.
    Bromas aparte, me ha parecido un relato de lo más intrigante y bien hilvanado, con un final sorpresivo como solo tú sabes hacerlo.
    Un abrazo, Julia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja qué malo, eres Josep!! Pero el caso es que tienes razón, ella es muy buena y nada rencorosa, pero aún así lo ha enviado a dormir una larga temporada para que reflexione sobre las malas acciones de su vida. Es algo así como cuando éramos pequeños y no ponían castigados en el "rincón de pensar" para que meditáramos sobre nuestra travesura :P
      Me encanta la expresión "para que sepa lo que vale un peine". Mi madre la usa mucho y siempre me ha parecido muy graciosa. Yo también la uso, no podía ser de otra manera.
      Respecto al final, me encanta haber podido sorprenderte. Creo que hasta yo lo estoy de las cosas que se me ocurren para poder darle a las historias un final. Como también dice mi madre "la precisa hace milagros" y se me aguza el ingenio jajaja. Muy satisfecha de que te haya gustado, ¡un millón de gracias!

      Un abrazo y feliz comienzo de semana.

      Eliminar
  10. Ay Julita, ¡qué interesante historia! Tan hermosamente narrada. Estaba deseando que Alma despierte, pero no imaginé que él había ocupado su lugar. Muy bueno el título.
    Te dejo un abrazo y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Miry!
      Creo que a todos nos daba un poco de pena Alma y queríamos que su situación mejorara, y así ha sido, aunque a costa del malvado que la sumió en ese lamentable estado. Se puede decir que de ese modo caen dos pájaros de un tiro :))
      Me alegro mucho de que te haya gustado, eres un sol.
      Besos y abrazos también para ti, ¡muchos!

      Eliminar
  11. Evidentemente el "alma" de Alma no era tan limpita, porque tomó su revancha con el simple acto de no tocar a su ex, de dejarlo en ese estado intermedio como el que pasó ella. Y esas visitas no son amorosas, sino para contemplar el castigo.
    Excelente relato, coincido con Miguel que el argumento daría para un corto.
    ¡Felicitaciones, Julia, un gustazo leerte!
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como nos pasa a casi todos, Alma tiene su lado oscuro y desde luego que hay algo de venganza en lo que ha hecho y en su actitud posterior. Si él se merece o no el castigo, eso ya es otra cuestión. Yo particularmente prefiero que sea él el durmiente, ji, ji.

      Muchas gracias, Mirella, eres muy generosa y yo estoy feliz de que te haya gustado. El gusto es mío por tenerte de lectora :)

      ¡Besos de lunes!

      Eliminar
  12. Una historia que eriza el vello querida Julia y que has relatado magistralmente. Alma, aún en estado de coma se las ingenia para vengarse del hombre que la abandonó sin ningún reparo ante la noticia de ser padre. Es curioso cómo el amor la lleva a caer en ese estado de ansiedad y de insomnio que, a su vez, desemboca en un accidente casi mortal debido a no poder dormir y cómo ese mismo amor la lleva a reaccionar para querer despertar de su letargo y llevar a cabo así su venganza: si un durmiente despierta otro debe ocupar su lugar...Escalofriante!!!
    Has elaborado una trama con unos ingredientes dignos de mantener la atención como en las mejores películas de suspense. Enhorabuena, Julia por tu gran fuente inspiradora y tu buen y bien saber hacer.
    Ha sido todo un placer contener la respiración hasta el final jajaj
    Besos y abrazos todos querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay mi querida Marina, por nada del mundo quisera yo dejarte sin respiración! Bueno, salvo en este caso y porque alimenta mi ego desmesuradamente, claro jajajaja.
      Bromas aparte no te imaginas la ilusión que me hace tu comentario y lo mucho que me animan tus palabras a seguir. Realmente si no fuera por el calor y cariño de los lectores, no tendría mucho sentido el publicar. ¡Un millón de gracias!
      El amor es el motor más poderoso que pueda mover a un ser humano. Por la misma razón cuando ese amor se ve traicionado, somos capaces de las acciones más innobles y vengativas. De todos modos a mí en concreto me cae muy mal el ex de Alma, así que no me importa mucho que duerma una larga temporada, ji, ji.
      Un abrazo enorme y muy cariñoso, Marina. ¡Gracias de nuevo!

      Eliminar
    2. Pues me alegra que tu ego se ensanche jaja que de vez en cuando le va bien aumentar alguna talla y si se pone demasiado estupendo aprovecha las rebajas cuando lleguen para comprarle nueva vestimenta jajaja. Bromas a parte también, creo que este relato merece una segunda parte, así que te animo a que vayas pensando en esa posibilidad, no sé yo si con esa venganza, Alma es ahora más feliz...ahí te lo dejo.
      Besos todos, guapísima!!!

      Eliminar
  13. Julia, en este relato tocas muchas teclas, condensadas y bien coordinadas. Comenzando por la noche, los efectos del insomnio con los momentos angustiosos, reptantes. Pasando por acudir al trabajo, el accidente... Ese no estar sola, cuando familia y demás van a visitarla. Y fantástico, ese giro inesperado del final, nuevamente un suspense para poner a trabajar las neuronas, agregas terror venganza. El aplomo de Alma con su ignorancia.

    Tremendamente ingenioso, ameno, y una buena narrativa que llevaste a cabo de principio a fin. Felicidades, querida.
    Me encantó.
    ¡Un abrazo bien grande, y buen comienzo de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gusto tenerte por aquí, Mila, sabiendo como sé que tienes poco tiempo y mucho que hacer. Me tomo el tiempo que le dedicas a mis letras como un hermoso regalo, ¡muchas gracias! :))

      No sé qué les pasa a mis musas esta primavera, pero no consigo escribir más que de muertes, venganzas y sentimientos oscuros. Yo no me encuentro en un estado de ánimo tan lúgubre, así que no lo entiendo. En fin, me anima el saber que a los lectores os entretiene y os gusta el producto de mis cavilaciones literarias jajajaja.

      Yo creo que Alma es capaz de tener ese aplomo que mencionas precisamente porque ha estado "en el otro lado" y ahora sabe muchas cosas que la mayoría desconocemos. Es algo así como haber ascendido a un plano mayor de experiencia y conocimiento. Bueno, es como yo me lo imagino, aunque no tengo ninguna gana de experimentarlo en carne propia :))

      Te agradezco infinito las generosas palabras que me dedicas, Mila. Eres un cielo.

      ¡Besitos de colores a montones y feliz noche!

      Eliminar
  14. Julia que maravillosamente llevado este relato, lastimero y triste, el alma de Alma echada al abandono por lo atormentada que estaba viviendo, y el suspenso al creer que va a despertar con la ayuda de la familia y amigas...

    Pero nos metes en su cuerpo rápidamente cuando llega el que ella ve como el causante de su sufrimiento (aunque en realidad no lo es, es la falta de entereza y amor propio de ella), percibimos su olor y sentimos su toque, ahi nos despertamos espantados y !Zas!, el hombre cae del susto infartante. Es cierto quizás nadie le creería, mejor hacerse la ignorante. El debe pagar tambien su falta de amor y consideración hacia ella y su hijo perdido, por el dolor que le ocasionó.

    Ella necesitará visitarlo muchas veces para poder perdonarlo y mas que todo, perdonarse el ser tan debil de espiritu y cifrar su vida en la vida de alguien más. Hasta que se de cuenta que puede vivir perfectamente sin él.

    Excelente querida, de principio a fin. Otro relato donde rozas la muerte, nos estás dando catedras de suspenso, amor, duelos, y mas que todo, de finales sorpresivos e inimaginados. !Felicidades querida amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre tu punto de vista y tu lectura entre líneas del relato lo enriquece y le aporta matices, querida Harolina. Me gusta la percepción de que Alma está sumida en ese lamentable estado de ansiedad e insomnio no por el daño que su pareja le haya podido causar, sino por su falta de autoestima y por fiar su felicidad a la presencia de otra persona en su vida. Qué cierto y qué difícil asumirlo en muchas ocasiones...

      Por otro lado donde otros, incluso yo misma, vemos una forma de venganza en sus visitas al nuevo durmiente, tú ves oportunidades de perdón y de autoafirmación. ¡Cómo cambian las cosas según el punto de vista y la intención! Lo dicho, estoy encantada con tus aportaciones.

      Por lo demás, ya ves que mis musas están muy poco primaverales esta temporada, ¡solo piensan en muertes, venganzas y traiciones! Espero que se les pase pronto jajajaja.

      Mil gracias por tus generosas palabras, estoy muy contenta de que te haya gustado :)

      Te dejo un abrazo de tarde calurosa y llena de luz.

      Eliminar
  15. ¡Olé ese final, Julia!
    No hay relato tuyo que me defraude. Disfruto de cada una de tus frases y de esa habilidad tan tuya de enganchar al lector desde la primera a la última palabra.

    Gracias por compartir tus sorprendentes relatos.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu tiempo y tu entusiasmo, Carmen. Comentarios como el tuyo son música para mis oidos de escritora, ¡me hacen una ilusión loca! :)

      Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Un abrazo gigante también para ti.

      Eliminar
  16. Me encantan estas historias, de las que ponen la carne de gallina.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Aydita, espero no quitarte el sueño :))
      ¡Un beso también para ti!

      Eliminar
  17. Jobar, Julia, menos mal que yo no trabajo en la UCI o en cuidados de pacientes en coma, porque, después de este relato, a ver quién es el guapo que se acerca a un comatoso.
    Buenas descripciones para dar una resolución final que deja la piel de gallina.
    Últimamente te superas, hija mía. Me encanta esa vena perversa que te sale de vez en cuando. No sé, quizás nos lo tendríamos que hacer mirar, ja, ja, ja.
    Enhorabuena, guapa.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Paloma! La verdad es que no sé de dónde me sale tanto tetricismo últimamente, pero empiezo a preocuparme jajajaja. Mañana tengo cita con mi médico de cabecera, consultaré con la almohada si le digo algo al respecto...

      Respecto a trabajar con comatosos, a mí también me impondría mucho respeto incluso sin el relato. Me parece un estado tan desconocido y con tanto potencial... Sí, ya, debo controlar mi imaginación.

      ¡Un besazo enorme y gracias de nuevo!

      Eliminar
  18. Yo también le encuentro a la historia un toque gótico,... bueno has cambiado el castillo por un hospital,... creaste el marco sobrenatural,... y la venganza se parece a la profecia de turno en toda novela gótica que se precie,...
    Por lo bien que te ha quedado creo sinceramente que podrías hacer más incursiones en este campo literario,... especialmente si eres consciente de ello jajaja.
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre escucho a mis lectores, así que voy a investigar un poco sobre el género gótico y, cuando sepa más o menos qué ingredientes debe reunir, me pongo a ello jajajaja.
      Bueno ahora en serio, la verdad es que no soy consciente, Norte. Este relato ha salido así como podía haber salido de otro modo. Vaya mal, verdad?

      ¡Muchas gracias por venir!

      Eliminar
  19. hola! un tinte gotico rodea tus palabras, veo ese genero comentado mas arriba,jajajaj! bueno, a mi me pinto eso y me gusta, me gusta mucho! que imaginacion, Julia, brillante! abrazosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que estáis todos de acuerdo en que he escrito un relato con tintes góticos, Buhos, ¡incluso aunque no lo pretendiera! jajajaja. Bueno, en cualquier caso me alegro mucho de que os haya gustado, sois muy generosos :))
      ¡Un abrazo fuerte fuerte y mil gracias por venir!

      Eliminar
  20. Jo, no guardes demasiado la idea de los durmientes. Esa imagen de que cuando uno despierta otro debe ocupar su lugar, con venganza incluida, da para una historia grande muy a lo Stephen King. Así que no la aparques de tu cabeza. Y creo esto ya te lo he dicho en otros relatos, ahora que pienso. Pero es que tienes ideas muy buenas y sorprendentes.
    Afortunadamente duermo como un lirón, salvo alguna noche muy de lustro en lustro en la que empiezo a dar vueltas y no paro. También es verdad que me acuesta muy tarde y no hay remordimientos que superen mi cansancio.
    Me ha encantado el uso del nombre: Alma. Ideal para un personaje que de alguna manera se separa de su cuerpo. En una novela que ando escribiendo a trancas y barrancas así se llama uno de los personajes. Aunque no tiene nada que ver.
    Un fuerte abrazo y enhorabuena por el relato, Julia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía ni idea de que estuvieras escribiendo una novela, David, ¡me parece genial! Espero tener ocasión de poder leerla a no mucho tardar. Cuando yo digo que no sé de dónde sacas el tiempo... :)

      A mí también me gusta mucho el nombre de Alma y, como tú dices, resulta muy adecuado para el caso. Hay nombres que son taaaan sugerentes. Ya veré qué tal se porta tu personaje así llamado.

      Y respecto a las que tú consideras ideas buenas y sorprendentes, pues el caso es que se me ocurren de sopetón, para poder acabar el relato de algún modo. Muchas veces yo sola complico la trama y como no me gusta tener que hacer varias entregas (pura pereza) tengo que ser un poco drástica con el final. Ya ves lo organizada que soy y lo mucho que planifico lo que escribo jajajaa. En cualquer caso me alegra mucho que te gusten mis relatos, ¡muchas gracias! También me alegro de que duermas bien, no es mi caso y te aseguro que no es divertido :((

      ¡Un abrazo enorme!

      Eliminar
  21. Perdón. No encontraba tu blog.

    Estoy segura que mientras se dormita, cada alma, se eleva y va a parar a buen lugar, o puede, que seamos entes flotantes, el caso es que nosotros nos elevamos cada noche augurando un nuevo día y cuando sabemos que ese despertar nunca regresará el sentimiento es desgarrador. Me recuerda a cuando vi el cuerpo presente de mi padrastro.has movido todo mi ser.

    Un saludo!
    Keren

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Keren :)

      Dormir sin expectativas de despertar, como tú dices, debe ser terrible. En los sueños cabe todo, lo bueno y lo malo, pero deben ser solo eso, sueños que dejen paso a la vigilia y a la vida real.
      Lo siento si el texto te ha traído algún recuerdo inquitante, no era mi intención.

      Un saludo cariñoso también para ti, me ha dado mucha alegría de que encuentres el caminito a esta casa :))

      Eliminar
  22. Mi estimada Julia, coincido con mis compañeros en que ha sabido construir una historia de estilo gótico adaptada a los nuevos tiempos, es decir, inspirada en un acontecimiento cotidiano de esquinas afiladas en su interior.
    Aplaudo también su idea a la hora de diseñar el texto, partiendo de un lamentable abandono amoroso y gestando una interesante trama capaz de desarrollar un perfecto plan de venganza, lo cual ha conseguido con mucha fluidez.
    Otro ingrediente esencial para redondear el contenido es crear ese giro final que sorprenda al lector, algo que está presente en este caso.
    Por lo tanto, me quito el sombrero y te felicito por su hábil manejo de la intriga.

    Le presento mis saludos reverenciales a esta hora del ocaso y de parte de mi autora, ya lo conoce, un beso muy fuerte.
    ¡Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría tenerla aquí, mi querida Madame Santal! Siéntase como en su propia casa, por favor :))

      Mucho le agradezco sus palabras, todo elogios que suben mi autoestima y me otorgan confianza en mis capacidades. Como contadora de historias para mi no hay mayor disfrute que hacer disfrutar a mis lectores y, si ese ha sido el caso en esta ocasión, ya no me cabe mayor satisfacción.

      ¡Un millón de gracias por su amable y generosa visita! Saludos afectuosos también para usted y ojalá que tenga un finde a la altura de su condición de gran vidente. Si me hace el favor hágale llegar a nuestra Estrella un beso grande :))

      Eliminar
  23. !Oh dulce venganza, muda y tranquila!
    Un relato construido en una atmósfera espeluznante, y con un potente giro argumental. La historia es genial; me atrapó totalmente, jamas imagine que Alma en su letargo planificaría su vendetta.
    !Un abrazo y feliz noche.!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola, Yessy!!

      Siempre percibo tus comentarios llenos de entusiasmo, animosos, y desde luego muy generosos, muchas gracias :)
      Me ha encantado tu primera frase: "dulce venganza, muda y tranquila", es genial y se adapta muy bien al espíritu del texto. Así es, Alma ya no tiene ganas de vivir, de despertar... hasta que ve la posibilidad de vengarse del que tanto daño le ha hecho. Si por amor somos capaces de cualquer cosa, parece que por odio también.
      ¡Un abrazo enorme también para ti, que tengas un finde genial!

      Eliminar
  24. ¡Que raro! Estaba convencido de que te comenté ayer. Me ha encantado tu relato Julia, estás que te sales y lo digo de verdad. Siempre has escrito genial pero noto algo distinto en esta última etapa, bañada por la genialidad. En cuanto al texto, que decir. Nos conduces por el insomnio de Alma hasta ese irónico y oscuro desenlace, que tiene su aquel, oigan. Ya se sabe lo que se dice de los durmientes, que si uno se va, otro debe ocupar su lugar. Bravo, la idea es buenísima y sería brutal que la aprovecharas mas. ¡Un fuerte abrazo guapísima! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Holitas, Ramón!

      Lo siento si mi blog se ha "merendado" tu anterior comentario, y me alegro mucho de que lo hayas repetido, siempre me da mucha alegría verte por aquí.

      Supongo que los cambios que experimentamos a la hora de escribir los notan mejor los que nos leen que nosotros mismos, y este es el caso. Yo solo sé que últimamente todo lo que se me ocurre es muy tétrico y oscuro, pero en absoluto me siento así. Me preocuparía si pensara que no os gusta lo que resulta de la visita de mis musas, pero como parece que no es el caso, no voy a empeñarme en llevarles la contraria jajajaja.
      Me alegro infinito de que hayas disfrutado con el relato y no sabes lo que te agradezco tus generosas palabras, ¡eres un sol!
      Respecto a explotar un poco más la idea de los durmientes, no eres el primero que me lo dice. Confío en vuestro instinto, así que lo voy a intentar a ver si sale algo.
      Lo dicho, un millón de gracias y un besazo gigante de finde.

      Eliminar
  25. Las gallinas que entran por las que salen!!
    Siempre he pensado que una persona en coma siente lo que sucede a su alrededor, pero eso de intercambiar posiciones no lo acabo de ver claro (aunque si se pudiera, posiblemente nos llevaríamos muchas sorpresas)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que "los durmientes" son perceptivos al entorno, pero no sé si alguna vez llegaremos a estar seguros. Respecto a lo de intercambiar posiciones evidentemente es una ficción mía, pero si creemos en el poder de la mente y en que podemos lograr todo aquello que nos propongamos con la motivación suficiente, quién sabe... La venganza y los ajustes kármicos de cuentas están en lo más alto de la tabla jajajaja.

      Un abrazo también para ti y gracias por leer.

      Eliminar
  26. Hola Julia. Un escrito interesante. Has descrito con sensibilidad la sensación de abandono y tristeza, liberarse de los vínculos afectivos no es fácil.

    Si estar en coma es tal como lo describes, es como estar muerta en vida, no puedo imaginar mayor horror.

    Un final inesperado que dejas abierto a la imaginación del lector el modo de invertir la situación.

    También me parece apropiada la elección del nombre de “Alma” para esta historia.

    ¡Mira que te gustan las historias de venganzas!!!! Me lo pensaré muy mucho antes de hacerte algo, por si acaso ;(

    Un abrazo compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holitas, Tara :)

      Tienes toda la razón, últimamente solo se me ocurren historias más bien oscuras llenas de asesinatos, venganzas y drama. Voy a tener que hacérmelo mirar, no sea que la ficción traspase sus límites naturales y me convierta en un peligro público jajajaja.

      Me alegro de que hayas encontrado cosas positivas y/o acertadas en el relato. Confieso que no tenía pensando el argumento total cuando comencé a escribirlo a partir de un párrafo que tenía "archivado" hace mucho tiempo y que me gustaba. Yo dejo a las musas a su aire :))

      Un beso y muchas gracias por leer, ¡nos vemos en el Tintero!

      Eliminar
  27. Hola, Julia: Excelente historia. Nunca escuché lo de los durmientes, pero lo entiendo como un "ojo por ojo..." más sofisticado. Me gustó el equívoco que vas trenzando desde que él entra en la habitación. Y, por cierto, la excelente descripción del trastorno del sueño.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, beba, un gusto tenerte aquí :)

      Efectivamente lo que hizo Alma al intercambiarse con su ex es una venganza en toda regla y puede considerarse un "ojo por ojo" aunque un poco más retorcido. Y respecto a la descripción del trastorno del sueño, no hay nada como conocer las cosas de primera mano para plasmarlas. Me temo que por temporadas no duermo muy bien.

      Me alegro de que te haya gustado el relato, ¡muchas gracias!

      Un abrazo y feliz noche de sábado.

      Eliminar
  28. ¡Qué buen relato, Julia! Cómo vas construyendo el perfil de Alma, su desdicha, su paz posterior. Con el ritmo preciso, el lenguaje adecuado vas atrapando a lector . El argumento está tan bien compactado que las emociones fluyen y se toma postura al lado de Alma, tan transparente, tan sufrida... De repente, la cándida muchacha en apuros se nos descubre un Alma negra con ese terror gótico que te descoloca. Solo me queda aplaudir tu derroche de imaginación y valorar el nivelazo de este relato.
    Para quitarse el sombrero.
    Un abrazo, Julia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsssss muchas gracias, María Pilar, ¡siempre tan generosa!. Supongo que si Alma no hubiera alterado de alguna forma su perfil como protagonista sufriente en el relato, yo no me habría quedado conforme. Creo que hay que reaccionar siempre ante las cosas negativas que la vida pone en nuestro camino y, al menos en la ficción, tengo un abanico amplísimo de posibilidades, ji, ji.
      Me alegro muchísimo de que te haya gustado. Escribiendo tú como lo haces, es todo un piropo :))
      Un abrazo enorme también para ti y feliz noche de sábado.

      Eliminar
  29. He vuelto a leer tu relato cuando sólo lo leí esta tarde-noche después de llegar de una excursión y relajarme un poco con una ducha. Después de terminar de hacer una maleta para ir de viaje a las 7:30 h. hacia mi pueblo, tengo una boda. Pues me pasa hoy como a Alma que no puedo dormir y aquí estoy pasando las horas hasta que me vaya. Antes con mi primera lectura y después de votar y releer ahora tu historia me parece que he votado muy bien por lo alto, como el relato se merece. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento que no puedas dormir, Mamen, por experiencia sé lo fastidioso que es. Espero que al menos después lo pases genial y disfrutes mucho en la boda :)

      Respecto al relato, muchas gracias, ¡me alegro de que te haya gustado!

      Un abrazo fuerte también para ti, nos vemos en el Tintero :))

      Eliminar
  30. No voy a decir aquí nada que no haya dicho ya comentando cualquier otro relato tuyo, amiga. Nos has regalado un texto impresionante, sin fisuras, con un ritmo y un desenlace perfectos; con la tensión justa para hacer que quisiéramos continuar leyendo sin parar hasta llegar a su final, y a la vez no... ¡Enhorabuena por la desbordante imaginación y por tu pulcra escritura!
    (Aquí omito una línea habitual en mis comentarios)
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que "a buen entendedor pocas palabras bastan" y, a estas alturas, ya sé qué falta en la última línea de tu comentario. ¡Un millón de gracias, compañero! Te aseguro que en más de una ocasión me devuelves la confianza en mí misma que yo no tengo :))

      Respecto al relato, estoy más que contenta de que te haya gustado. Ese "querer continuar leyendo y a la vez no..." me ha sonado mejor que bien por lo que implica. Como siempre eres generoso en extremo conmigo.

      Un abrazo enorme también para ti, ¡nos vemos en el Tintero!

      Eliminar
  31. Vaya, Julia. Tu relato empieza como uno más de esas historias del día a día que tanto nos gustan leer y escribir, hablando de la felicidad antes de la pérdida del ser amado, de las noches en vela y de la vida zombi del que no ha podido descansar, para después dar un giro de 180º y encontrarnos con el terror de los durmientes. "Si un durmiente consigue salir, otro debe ocupar su lugar". Buena frase para terminar el relato.
    Te deseo lo mejor Julia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bruno :)

      Ni te imaginas la de versiones de esa frase final que hubo antes de quedarme con la definitiva. No sabía muy bien cómo expresar la idea sin demasiadas palabras y sin que sonara muy rimbombante. Me alegro de que en tu opinión resulte bien la elegida.

      Muchas gracias por tu comentario y tus buenos deseos, que desde luego son mutuos.

      ¡Un abrazo grande también para ti!

      Eliminar
  32. Hola Julia

    Tremendo. Que horror debe ser lo del coma si es como lo has descrito.
    Me ha gustado el final y la venganza inesperada.
    Suerte y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paola

      Lo cierto es que me produce mucha curiosidad saber qué es exactamente el coma y qué sienten (o no sienten) los pacientes, pero creo que aún falta para que tengamos certezas. Hasta entonces yo tengo mi propia versión :)

      Muchas gracias por tu amable comentario y tus buenos deseos, que son mutuos.

      Un abrazo grande, ¡nos vemos en el Tintero!

      Eliminar
  33. Caramba con Alma, es de las que no olvida. Buf deja temblando tanto rencor y ganas de herir a su expareja.
    Llevas muy bien al lector por ese espacio desconocido del coma, del quese habla y no sé si hay evidencias científicas que las personas en coma escuchan, pero ante la duda no cuesta excepto si se cumple ese durmiente que sale, otro que entra.
    Y el final es del todo inesperado, ni un aviso de lo que vendrá.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que me voy quitando el vicio de anticipar el posible final, Conxita jajajaja. Me alegro de que esta vez sí haya sido inesperado por completo.

      Yo creo que Alma, efectivamente, lleva a cabo una venganza, aunque no sé si es consciente de ello. Quizás crea que es justicia y una segunda oportunidad, o quizás solo trata de justificarse para sentirse mejor. En cualquier caso el resultado es el que es.

      Me alegro de que te haya gustado. El tema del coma, con todas sus implicaciones, de mucho de sí por lo poco que sabemos acerca de él.

      Un beso también para ti y muchas gracias por venir.

      Eliminar
  34. Te ha quedado fantástico, Julia, y el final es atronador. Describes muy bien ese ambiente del coma del que muchos hablan y nadie puede explicar con detalle .
    Un abrazo y suerte en el concurso.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Puri, eres muy amable. Me alegro de que te haya gustado y solo espero que nunca tengamos que conocer muy de cerca una realidad tan compleja y dolorosa que es el coma.

      Mucha suerte también para ti y un abrazo enorme.

      Eliminar
  35. Un relato excelente, Julia. Escalofriante esa escena en que te atrapa el durmiente, un giro final inesperado y cinematográfico. Yo también pienso que da para un corto y para mucho más. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Conrad, me alegro mucho de que te haya gustado :) Respecto a lo del corto yo estoy más que dispuesta, pero de momento no tengo ofertas :D

      Un abrazo, ¡nos vemos en el Tintero!

      Eliminar
  36. Una historia muy bien narrada, en la que consigues ponernos en la mente dormida de Alma, sentir su plácido y nebuloso bienestar, escuchar las voces amortiguadas de sus familiares y amigas, y experimentar, finalmente, ese roce liberador que trasmite el fatal hechizo al odiado antagonista. Impactante la escena final con la inesperada aparición del elemento sobrenatural. Mucha Suerte en El Tintero de Oro. Un abrazo, Julia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paco :)

      Muchas gracias por tus buenos deseos y por un comentario tan positivo y motivador para mi. Me alegra saber que, al menos en tu caso, he sido capaz de transmitir el sentir de Alma, su "viaje y tránsito" por ese misterioso estado que en el ámbito médico es el coma y en este relato, como dices, un elemento sobrenatural. Si te ha gustado ya me siento más que satisfecha :)

      ¡Un abrazo también para ti!

      Eliminar
  37. Una trama densa y bien hilvanada con una conclusión acorde con lo planteado. Relato redondo y valorable, sin duda. Enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Luigi, me alegro de que el relato te merezca una opinión positiva :)

      ¡Un saludo, nos vemos en el Tintero!

      Eliminar
  38. Hola Julia, la historia nada que ver con Romeo y Julieta: una duerme, otro duerme, ella se despierta... Vaya con ese final. Tocas un tema, el coma. Todo lo oyen y nada pueden decir, ni hacer. Hay algunos párrafos descriptivos muy buenos al comienzo, en la descripción del insomnio. No me esperaba el final, venganza y amor. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Eme :)

      Muchas gracias por acercarte hasta aquí y por tu atenta lectura. El coma me parece un tema muy interesante desde el punto de vista médico y que da mucho de sí desde el literario; a la vista está. Me alegro de haberte sorprendido con el final.

      ¡Un beso, nos vemos en el Tintero!

      Eliminar
  39. Impresionante final. Has mantenido el suspense hasta la última línea y nos has dejado un relato muy bien narrado. Mucha suerte en el tintero, Julia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus generosas palabras, Bea, me alegro mucho de que te haya gustado :)

      Un abrazo también para ti y mucha suerte, ¡nos vemos en el Tintero!

      Eliminar
  40. Imagino que las personas en coma deben sentir algo parecido a lo que nos describes. Muy bien narrado y con un final sorprendente, una dulce venganza. Muy buen relato. Saludos y suerte en el tintero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy honrada de que lo consideres un buen relato, Jose. El coma es un tema que me llama mucho la atención y del que me encantaría que supiéramos más en el ámbito científico. Mientras esto sucede, me lo invento... :)

      Saludos y mucha suerte también para ti, ¡nos vemos en el Tintero!

      Eliminar
  41. Buen relato, se lee de manera fluida y tiene un empaque literario. No me esperaba el final, me ha sorprendido y agradado a un mismo tiempo. Enhorabuena por esa cuarta posición en el Tintero, Julia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un millón de gracias, Jorge, estoy muy satisfecha aunque no haya ganado ningún Tintero :) ¡Me alegro mucho de que te haya gustado!

      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  42. ¡Enhorabuena Julia! por tu estupendo puesto en Tintero. Un aplauso con los ojos bien abiertos. Besos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Un millón de gracias, Isabel! La verdad es que estoy contenta con el resultado aunque no haya logrado ningún Tintero :))

      Un súper beso y feliz noche de sábado.

      Eliminar

Publicar un comentario

Si te apetece añadir algo, sería estupendo que lo compartieras :)